miércoles, 30 de noviembre de 2011

20 PARADOJAS DE LA VIDA


Las cosas no siempre son como parecen.

Estas 20 paradojas célebres contienen la esencia de grandes principios universales que si los tenemos presentes nos pueden reportar mucha paz y nos ayudan a enfocar la vida con más sabiduría y equilibrio.

Está claro que lo que el mundo necesita es “más Platón y menos Prozac”. Empecemos a aplicarlo:

1. Paradoja de los Sentimientos (y la Lógica): “El corazón tiene razones que la razón no entiende” (Pascal).

2. Paradoja de la Ceguera: “Lo esencial es invisible a los ojos. Sólo se ve con el corazón” (El Principito).

3. Paradoja de la Improvisación: “La mejor improvisación es la adecuadamente preparada”.

4. Paradoja de la Cultura: “La televisión es una fuente de cultura, cada vez que alguien la enciende me voy a la habitación de al lado a leer un libro” (Groucho Marx).

5. Paradoja de la Ayuda: “Si deseas que alguien te haga un trabajo pídeselo a quien esté ocupado; el que está sin hacer nada te dirá que no tiene tiempo”.

6. Paradoja del Dinero: “Era un hombre tan pobre, tan pobre, tan pobre, que lo único que tenía era dinero”.

7. Paradoja del Tiempo: “Vete despacio que tengo prisa”.

8. Paradoja de la Tecnología: “La tecnología nos acerca a los más lejanos y nos distancia de los más próximos” (Michele Norsa).

9. Paradoja del Sentido: “No llega antes el que va más rápido sino el que sabe a dónde va” (Séneca).

10. Paradoja de la Felicidad: “Mientras que objetivamente estamos mejor que nunca, subjetivamente nos encontramos profundamente insatisfechos” (José Antonio Marina).

11. Paradoja de la Sabiduría: “Quien sabe mucho, escucha; quien sabe poco, habla. Quien sabe mucho, pregunta; quien sabe poco, sentencia”.

12. Paradoja de la Generosidad: “Cuanto más damos, más recibimos”.

13. Paradoja del Conocimiento: “El hombre busca respuestas y encuentra preguntas”.

15. Paradoja de lo Cotidiano: “Lo más pequeño es lo más grande” .

16. Paradoja del Silencio: “El silencio es el grito más fuerte” (Shopenhauer).

17. Paradoja del Experto: “No hay nada peor que un experto para evitar el progreso en un campo”.

18. Paradoja de la Riqueza: “No es más rico el que más tiene sino el que menos necesita”.

19. Paradoja del Cariño: “Quien te quiere te hará sufrir”.

20. Paradoja del Disfrute: “Sufrimos demasiado por lo poco que nos falta y gozamos poco de lo mucho que tenemos” (Shakespeare).

http://www.psicologosperu.com/

martes, 29 de noviembre de 2011

LOS 8 TRABAJOS MAS FELICES DEL MUNDO

No todo es dinero ni en la vida ni en el trabajo. La siguiente lista fue publicada por la revista Forbes.

Un estudio de la Organización Nacional para la Investigación de la Universidad de Chicago, EE.UU., del que hizo eco la revista Forbes, indica que las profesiones más gratificantes no son necesariamente las mejor remuneradas.

Sacerdote
El trabajo de sacerdote está considerado como el “más feliz” del mundo. El cargo es tan popular que el número de sacerdotes católicos en el mundo aumentó en la década pasada, según datos de El Vaticano. En el 2010 se registró un aumento de 809 sacerdotes. Se estima que hay un sacerdote por cada 4.406 católicos.

Bombero
El 80% de los bomberos está satisfecho con su trabajo porque implica ayudar a la gente; aunque también es uno de los empleos más peligrosos.

Fisioterapeuta
La permanente interacción social hace de este un trabajo de los más felices. “La fisioterapia constituye el servicio más fuerte y con el que conseguimos que las personas más afectadas mejoren su calidad de vida. Y todo gracias a los ejercicios”, afirma la Asociación Riojana de Esclerosis Múltiple de España.

Escritor
Para la mayoría de autores, el pago es irrisorio y hasta inexistente; pero la autonomía de escribir el contenido salido de tu propia mente aparentemente conduce a la felicidad. No obstante, los problemas monetarios pueden resolverse, si uno escribe un best seller o gana un Premio Nobel. ¡Suerte!

Especialista en educación especial
En países como Estados Unidos no ganan mucho, pero aún así los maestros de Educación Especial se sienten muy satisfechos con lo que hacen, según Forbes.

Maestro
Según el informe, los maestros están muy felices con su trabajo, a pesar de los problemas con el financiamiento de la educación. La profesión sigue atrayendo a jóvenes idealistas, pese a que un 50% de los nuevos profesores deja el trabajo a los cinco años.

Artista
Escultores y pintores sienten una alta satisfacción laboral pese a la gran dificultad que genera ganarse la vida con este empleo. Los artistas son seres muy sensibles.

Psicólogo
Los psicólogos pueden ser o no capaces de resolver los problemas de otras personas, pero parece que han logrado resolver los suyos. Por tal motivo, se consideran profesionales felices.

Fuente: Publimetro


"La paradoja es que justo las profesiones menos remuneradas (y gratuitas o ad honorem en varios casos) son las que provocan mayor felicidad en el ser humano. Igualmente se trata de aquellas profesiones que salen del ego, egoísmo o egocentrismo para, por el contrario, centrar la atención en los demás, en nuestro prójimo, en la humildad, en la ayuda desinteresada, en el bienestar de la humanidad. NO HAY MEJOR RECOMPENSA QUE ESA PARA SENTIRTE MUY PERO MUY BIEN. Somos Millonarios en Amor".
Luis Venegas Chalen

http://www.psicologosperu.com/

lunes, 28 de noviembre de 2011

¡O CAMBIAS, O TE CAMBIO!

“¿Cómo puedo hacer para que él se comunique más?”, “quiero conseguir que ella sea dulce y cariñosa”, “él tiene que dejar de ser tan egoísta”, “tengo que lograr que ella se vista como a mí me gusta”. Estos son pensamientos que surgen en las personas cuando quieren cambiar algún aspecto de su pareja. Lo cierto, es que en nuestro entorno tenemos personas que quisiéramos que cambien algún aspecto de su manera de ser, pero, intentar cambiar a alguien no funciona, ya que la única persona que podemos cambiar es a nosotros mismos.

¿Por qué tenemos esa mala costumbre de querer cambiar a la pareja? y ¿qué nos hace pensar que podemos hacerlo? En realidad, intentar cambiar a alguien no tiene sentido; cada cual es como es, y para que alguien cambie tiene que querer cambiar. La mayoría de las personas quieren convencer al otro de que su posición es la correcta, pero en realidad, no hay postura correcta. Hay que aprender a aceptar que lo que para ti es bueno, quizás, para la otra persona no lo es. Este enfoque o postura demuestra solidez y respeto hacia la persona y la relación que tenemos con ellos, aceptando que uno no lo es todo y que no siempre tenemos la razón.

Probablemente, tu pareja es feliz con su personalidad incluyendo esas partes que a ti tanto te disgustan. Pregúntate si te enamoraste realmente de tu pareja o de la percepción que tenías de ella, porque en ocasiones eso es lo que ocurre. A veces, incluso las personas se enamoran pensando en el potencial del otro y piensan que ellos conseguirán que cambie, que el amor lo logrará, y que cambiará por ellos y gracias a ellos. Intentar cambiar a tu pareja no tiene sentido y en el intento pierdes tú, pierde la otra persona y ¡pierde la relación!

En ocasiones, aquellas cosas que te molestan de tu pareja son aspectos propios que tienes reprimidos o no resueltos. A menudo, la persona nos funciona como un espejo y nos hace ver comportamientos o situaciones pasadas reflejadas en ellos. Tomando en cuenta esta observación cuando te moleste una situación, intenta ver qué cuestión personal se refleja en ese conflicto. A menudo, el hecho de intentar cambiar a nuestra pareja nos aleja de nuestras propias debilidades enfocándonos en ellos y no en nosotros.

En vez de utilizar tu energía para cambiar al otro, utilízala para observarte, y para conocer aspectos de ti mismo que están ocultos. Así podrás descubrir que es lo que te pasa con según que actitudes o comportamientos de tu pareja y te ayudara a encarar los conflictos que surgen en la relación con una actitud de revisar “qué te pasa a ti”.

Lo que es sano y muy positivo para tu relación de pareja es trasmitirle los comportamientos que te hacen daño, pero esto es diferente a querer cambiar a alguien. La comunicación aporta información a la otra persona de cómo te sientes, fomenta el crecimiento personal en ambos y ayuda a la otra persona a darse cuenta de aspectos de su personalidad que a ti te hacen daño. Así, le darás la oportunidad a tu pareja de ver sus comportamientos, trabajarlos y modificarlos si realmente eso es lo que quiere hacer.

A veces, la insistencia de querer cambiar a alguien es muestra de nuestro propio egoísmo o egocentrismo, que nos hace pensar que nuestros comportamientos son los correctos. Y en otras ocasiones es miedo a reconocer que si al final la persona no modifica su comportamiento vamos a tener que replantearnos la relación o incluso dejarla. Intentar cambiar a alguien es agotador e imposible y tomar una decisión puede ser aterrador, pero, ¡liberador!

Sin embargo, las relaciones exitosas no fuerzan al otro a ser como ellos quieren que sean, sino que trabajan para aceptar las diferencias. El por qué de querer cambiar a la pareja es una pregunta que sólo se la hacen aquellos que están preparados para recibir la respuesta, ya que quienes no están preparados para recibirla, ¡no se plantean la pregunta!

Por: Esther Esteban

http://www.psicologosperu.com/

domingo, 27 de noviembre de 2011

"LEYES" PARA CONQUISTAR A LA PERSONA QUE AMAS

Las “normas fundamentales del mercadeo” ahora se pueden aplicar a tus relaciones amorosas. ¡A tenerlos en cuenta!

El objetivo del marketing es conocer las necesidades y gustos del posible cliente, de un producto o servicio para adecuarse a ellos. Esta desde ahora, también puedes incluirla en tus relaciones amorosas ¿Cómo? Basándote en 5 normas fundamentales que fueron extrapoladas del libro “Posicionamiento” con las 22 leyes fundamentales del marketing de Al Ries y Jack Trout.

1.- Ley del liderazgo: Es preferible ser la primera que ser la mejor. ¿Por qué todos los hombres recuerdan a su primera novia? Por eso, porque fue la primera. Las demás pueden ser mejores en muchos aspectos, pero serán… las otras. Así que, si no puedes estrenar el corazón de tu chico, no desesperes y pasa a leer la ley número 2.

2.- Ley de la categoría: Busca algo en lo que seas la primera. Si la categoría de ser la primera novia ya está ocupada, no te desanimes. Averigua dónde el terreno está todavía virgen. Por ejemplo, puede que él no haya convivido nunca con nadie, quizá la estrategia esté en ser su primera esposa o tal vez la que tenga mayor complicidad con él… en la cama.

3.- Ley de la percepción: Que sienta que eres la mejor, la única. No hay productos buenos ni malos, lo que existe son percepciones sobre lo que es mejor o peor. Si te ve de forma positiva, hasta tus defectos se convertirán en virtudes. Para ello, hazte buena publicidad subliminal, que sienta que eres una mujer perfecta imposible de igualar.

4.- Ley de la concentración: Piensa en algo que sólo le recuerde a ti. Escoge una palabra cómplice, un gesto muy personal, un sobrenombre cariñoso, una canción romántica… que le recuerde a ti y a la química que existe entre ustedes. Cuando lo vea o lo escuche, se le iluminarán los ojos inconscientemente.

5.- Ley de la exclusividad. No gastes esfuerzos en competir ciegamente. Si su madre, su ex o un amigo se han apoderado de una palabra o imagen en su mente, no intentes apropiarte de lo mismo. Busca algo que te identifique únicamente a ti.

http://www.psicologosperu.com/

sábado, 26 de noviembre de 2011

LA IRA ES LA MEDIDA DE LA EVOLUCION Y DE TUS LOGROS

Se puede medir el grado de tu evolución en esta vida similarmente a como puedes medir tu peso, estatura, área de tu casa, puesto que ocupas en algún ranking o el nivel que has logrado en diferentes situaciones o etapas de la vida.

La forma de medir tu avance es analizando tu nivel de ira.

La ira es considerada el peor pecado dentro de las diferentes religiones del mundo y se piensa que es provocada por los rezagos evolutivos en la amigdala del lóbulo frontal que ha almacenado en capas sucesivas características similares a las del cocodrilo, lobos y chimpancé.

La ira es la que ha provocado las mayores discusiones y guerras en toda la historia de la humanidad y el salvajismo del mundo animal.La ira ha sido un molde en las épocas antiguas y que luego de más 2,000 años en qué Budha, Jesús Cristo, Mahoma, Lao Tsé, comenzaron a dar el mensaje de paz, armonía y amor, aún se entiende.

El Dios del Antiguo Testamento es un Dios de ira. Por lo tanto, era natural ir a la guerra o castigar a nuestros enemigos. Ojo por ojo y diente por diente, era un lema anterior al Nuevo Testamento.

La ira de dioses

La ira de Dios trajo diluvios, terremotos, guerras, nos arrojó del paraíso y tantas calamidades. Inclusive, en la historia de Moises se menciona que Dios enviaba castigos al faraón y que el mismo Dios endurecía su corazón, por lo que no le dejaba oportunidad de enmendarse.

Por supuesto, esto una interpretación humana. Jesús, en lugar de la ira, enseñó a colocar la otra mejilla, dando un vuelco total al destino de la humanidad. Enseñó la paz, que hasta ahora no la entendemos.

La ira está fuera del futuro, el futuro de la humanidad será de paz, aunque está tardando en manifestarse como una nueva era de paz, armonía y luz.

Los mansos de corazón son los que serán dueños del futuro. Los Maestros de Sabiduría son los que guiarán a la humanidad. La humanidad no resistirá más si seguimos el mismo camino.

La ira es natural

Es natural tener ira en tanto nuestros rezagos evolutivos no desaparezcan. Pero a medida que vayamos avanzando en el Camino de la evolución superior, la ira es una de las formas de saber si vamos avanzando o retrocediendo.

Si tienes ira constantemente y esta te dura por mucho tiempo, tu camino va en retroceso. El enojo muchas veces es sin motivo, lo que es más preocupante. El enojado no entiende razones.

Si tu ira es muy a lo lejos y cuando ocurre te pasa rápidamente, tu Camino está correctamente por el buen sendero.

La ira debe ser algo pasajero, sin mayores consecuencias, sin que afecte a nadie traumáticamente.

Esta es la medida de cuánto has avanzado con respecto a ti mismo y ante los demás.

Mientras más ira tengas:

Mayor probabilidades de tener mala salud,
Mayor posibilidad de accidentes y errores,
Mayor soledad y aislamiento,
Menor claridad mental,
Menor evolución espiritual,
Menor calidad de vida y felicidad.

La ira ha sido la causante de los mayores atropellos, venganza, crímenes, injusticias, explotación, odio, incomprensiones, racismo y en general la mayor parte de los males de la humanidad.

Claro que algunas veces la ira puede traer buenas cosas, como por ejemplo las guerras traen consigo avances tecnológicos, pero a un costo muy elevado. La paz ha traído mayores avances que las guerras, por la colaboración en armonía de muchas fuerzas.

La ira es como apagar una vela con la bala de un cañón pudiendo soplar suavemente. El enojado fuerte, el tirano o dictador, destrozará todo a su paso.

Si conoces alguien que se enoja con facilidad, debes ayudarlo, si no lo permite, es preferible alejarse lo más posible.

La característica principal de la ira es que no trae consigo algún interés personal como la riqueza o el poder, es tan solo una explosión sin objetivo.

La vida requiere objetivos, la evolución es uno de los objetivos.

Fuente: vidaok.com

http://www.psicologosperu.com/

viernes, 25 de noviembre de 2011

FUERZA DE VOLUNTAD

Si piensas que estás vencido, lo estás.
Si piensas que no te atreves, no lo harás.
Si piensas que te gustaría ganar pero no puedes, no lo lograrás.
Si piensas que perderás, ya has perdido.
Porque en el mundo encontrarás
que el éxito comienza con la VOLUNTAD del hombre.

Todo está en el estado mental.
Porque muchas carreras se han perdido
antes de haberse corrido,
y muchos cobardes han fracasado antes de haber empezado su trabajo.

Piensa en grande y tus hechos crecerán.
Piensa en pequeño y quedarás atrás.
Piensa que puedes y podrás.

Todo está en el estado mental.
Si piensas que estás aventajado, lo estás.
Tienes que pensar duro para elevarte.
Tienes que estar seguro de ti mismo
antes de intentar ganar un premio.

La batalla de la vida no siempre la gana
el hombre más fuerte, o el más ligero,
porque, tarde o temprano, el hombre que gana
es el que cree poder hacerlo.

Extraido de un poema del Dr. Christian Barnard

http://www.psicologosperu.com/

jueves, 24 de noviembre de 2011

PILAR SORDO

Psicóloga chilena
Los hombres hablan de ellos.
Las mujeres hablan de los demás.


A las mujeres les gusta utilizar la palabra "PERO..."
"Estoy bien, pero..."
Para las mujeres el mundo puede ser siempre más perfecto de lo que es.
Nunca nada es suficiente. Siempre no están conformes con lo que hay.

Esperma, espermatozoide y pene están relacionados con la palabra SOLTAR.
Útero, óvulo y ovario están relacionados con la palabra RETENER.

El retener en las mujeres tiene 3 niveles:

1) guardar cosas: por ejemplo, guardan muchas cosas en la cartera por si alguna vez alguien puede necesitar algo.

2) memoria emocional: las mujeres recuerdan detalles mínimos y cada que vez que los recuerdan lo vuelven a vivir. Mientras le siga doliendo, lo va a seguir cobrando eternamente. La solución está en TRABAJAR CON EL DOLOR. Hacerse co-responsable del daño. Recordar sin que duela.

3) comunicacional: son preguntonas e insistentes: "¿y qué más?".

PREGUNTAS SUICIDAS para los hombres que hacen las mujeres:
¿cómo me veo? (cualquiera sea la respuesta, el hombre tiene las de perder)
¿estoy gorda? (si le responde que sí, pobre de él; si le responde que no, es un mentiroso)
¿me puedes avisar cuando esté comiendo demasiado pan? (¡ni se le ocurra avisarle!)
¿tú no quieres ir, cierto? (cree que le "adivina" el pensamiento y responde antes que él)

Las mujeres suelen pensar y decir:
"si yo no lo hago, nadie lo hará", "nadie lo hace mejor que yo".
Según el pensamiento de ella: ella está educando a una tropa de ineptos e inútiles
Aquí la solución consiste en PEDIR AYUDA.
Y si va a hacer las cosas, que las haga con gusto sin estar quejándose de que no la ayudan.

Los hombres AVANZAN = viven y van olvidando rápido.
Se sueltan de los afectos permanentes.

Las mujeres tienen que reducir a la mínima expresión el RETENER.
Las mujeres tienen que aprender a SOLTAR.
Los hombres tienen que reducir a la mínima expresión el SOLTAR.
Los hombres tienen que aprender a RETENER

Las mujeres necesitan sentirse necesarias, necesitan ser necesitadas, necesitan sentir que son indispensables.
Por ejemplo: la lactancia, llevar al niño al jardín de infantes el primer día
A la mujer le gusta estar al servicio de la humanidad. En pro de la salvación de la humanidad. Siempre dispuesta a la humanidad. No pensar en sí misma.

La mujer tiene la "vocación por rehabilitar hombres tarados". Es un placer lograr que deje de ser un tarado. "¿Dónde está el alcohólico de Lima para salvarlo?" "Por mí va a cambiar".
Hay un placer en las mujeres de sentirse buenas.
Se agotan tratando de probar que son indispensables.

Las mujeres, al ser más auditivas, suelen engancharse con un hombre que les diga frases como: "te necesito", "te voy a amar para siempre", "te prometo...", "no te puedes morir antes que yo".

Sugerencia para la mujer: disminuir el sentirse indispensable.
"Nos tienen que querer por lo que somos y no por lo que hacemos".
Cuando los otros SE MUEREN, SE MUEVEN o SE VAN, allí se siente mal ella.

Sugerencia: soltar libremente, y NO CON RABIA, y aceptar que me quieran por lo que soy.

Los hombres necesitan ser admirados, reconocidos. Buscan focos de admiración, de novedad.
Sugerencia para que el hombre reduzca el "soltar": aprender a hablar lo que le pasa dentro de la familia.

La mujer utiliza 17,000 palabras al día.
El hombre utiliza 10,000 palabras al día.

Los hombres funcionan con objetivos, metas, llegadas de las cosas.
Las mujeres funcionan con procesos, trayectos.

Para la mujer, conversar = soltar
La mujer es retentiva = volvemos e insistimos

Elemento seductor para un hombre = UNA MUJER CONTENTA, SONRIENTE

Por ejemplo: Cuando la mujer amenaza que se va a ir; ¿cómo lo toma el hombre? Mientras no tenga consistencia con los hechos y quede solamente en lo verbal, las amenazas de ella no sirven para nada.

Mujeres: aprender a INTERNALIZAR LA FELICIDAD
Hombres: aprender a EXTERNALIZAR LA FELICIDAD

Nadie ha venido a este mundo para hacernos felices.
La responsabilidad de ser feliz es DECISION INDIVIDUAL, ACTITUD.

La mujer suele decir que la vida ha sido injusta con ella.

Las mujeres suelen proteger a los hombres para que no se hagan cargo de nada.

La mujer tiene que hacerse cargo de su propia felicidad y no encadenar la felicidad de los otros.

Para el hombre, externalizar significa reconocer que tiene afectos (mujer, hijos, padres, amigos) que le han permitido cumplir objetivos. Agradecerles lo que la vida le dio.

PENSAMIENTO MÁGICO DE LAS MUJERES: hombre mágico, gigante, perfecto, maravilloso

A las mujeres se les dificulta pedir lo que necesitan.

"Ni nosotras sabemos lo que queremos pero ellos sí tienen que saber".

Haga lo que haga el hombre, igual lo arruina.

Mientras más grande sea su pensamiento mágico, más infeliz será.

Sugerencia: DISFRUTE DE LO HECHO.

La mujer le cuenta al mundo lo que le falta.
Siempre va a contar lo que le faltó.
La queja es un mal hábito.

Sugerencia para los hombres: RETENER = cuidar detalles, sorprender

Sugerencia para las mujeres: no hacer REAL lo MÁGICO

En todas las diferencias somos complementarios.

Qué importa quién hace mejor las cosas.

Somos eternos alumnos de la vida.

Hay que generar espacios de encuentro.

Fuerza de voluntad.

Hoy se acarician más los notebooks que los hijos.

Lo que importa es lo construido puertas adentro.




http://www.psicologosperu.com/

miércoles, 23 de noviembre de 2011

LA COLCHA

Dos ancianitos vivían guardando sus experiencias malas y buenas para compartirlas y enseñarles con ellas a su hijo.

El hijo creció y se casó y se olvidó de sus padres, que, sin pedir nada a cambio, le habían dado todo para tener la mejor vida posible.

Ellos no habían sido de mucho dinero, pero por voluntad de Dios, su hijo había llegado muy lejos, obteniendo un gran puesto en una empresa, lo que a su vez le dio una vida con lujos y sin carencias de ninguna clase.

Un día la ancianita murió, y el pobre viejo, que tan sólo la tenía a ella empezó a sufrir de una gran soledad; la casa le parecía enorme y los días eternos y llenos de amargura.

El viejo nunca quiso dar molestias, pero al sentir que no podía más con esa gran soledad, recurrió a su hijo para pedirle que lo hospedara en su gran casa.

Llegó a la casa de su hijo y cuando éste le abrió dijo:

Hijo, no quisiera ser una molestia, pero desde que tu madre murió me siento muy solo y deprimido.

Su hijo le contestó con una gran sonrisa:

Padre, claro que no eres una molestia, pasa, ésta es tu casa.

El anciano le aclaró, -hijo, creo que no me has entendido, necesito quedarme a vivir aquí...

- ¿vivir aquí?, emmm, pues verás, la casa no es muy grande, y mi esposa es muy especial, y pues los niños, tú sabes, no tendría el corazón para arrebatarles su recámara.

Al ver que el niño no regresaba, fue al cuarto para ver qué lo demoraba, y vio a su hijo cortando la colcha con unas tijeras a la mitad,

-Hijo, ¿qué haces?, ¿por qué cortas la colcha a la mitad?- y le respondió el niño:

- voy a guardar esta mitad, para cuando tú seas anciano y me vengas a pedir un lugar en mi casa.

.....................................................................................................................

En esta vida, hay gente que necesita de nuestra ayuda, hacer cosas que vemos como una molestia, nos dan flojera o nos incomodan.

Cuando la gente nos pide ayuda, hay que darla y no sólo eso sino que darla de la mejor manera, y aún cuando pensemos que es una molestia, debemos pensar que todos en algún momento o momentos de nuestra vida necesitaremos algo de alguien, y en la manera que nosotros la hayamos dado, será en la manera que seremos correspondidos.

Es sólo lo que siembras lo que cosechas.

http://www.psicologosperu.com/

martes, 22 de noviembre de 2011

LA COPA DE LA FELICIDAD

La vida es una copa plena de felicidad, pero nunca se te da llena.

Te dan un sorbito de vez en cuando, un sorbito que tienes que ir llenando gota a gota todos los días, para sobrevivir.

No te la pases agitando tus desgracias, pronosticando tragedias imaginarias, asustado por posibles males que a lo mejor no llegan nunca.

Nacemos para luchar por la felicidad... casi para crearla, para hacerla a pesar de la tristeza, los desencantos, los errores, las malas jugadas y los irremediables imprevistos.

La felicidad no se va buscando en bienes y placeres.

Se actúa bien y ella sola se nos va presentando.

La felicidad no es estar añorando y extrañando todo lo que nos falta sino encajar en todo lo que tenemos.

No vendas tu felicidad...¡regálala! No busques para ella fórmulas sencillas ni baratas.

Cuesta trabajo, son caros los ingredientes:

Compartir lo que tienes
Amar sin exigencias
Perdonar sin cicatrices
Aceptar sin perfecciones
Agradecer lo que te dan
¡Y no rendirte nunca!

Todo tiene que ir armonizando...

Del panal, un poquito de miel
Del mar un poquito de sal
De la vida un toquecito de optimismo
De la imaginación, algo de sueño

No somos felices, porque no sabemos como llenar nuestra copa, porque no sabemos dar a la vida un máximo de calidad y rendimiento, porque miramos al mundo como un esclavo, al camino empedrado como un imposible, a la mala suerte como una sombra que nos persigue, al ideal como algo inalcanzable.

No olvides que la más linda manera de ser Feliz es ocuparse de que otros lo sean.

Da mucho de ti mismo y la felicidad llegará SOLA

http://www.psicologosperu.com/

lunes, 21 de noviembre de 2011

¡TU PUEDES! ¡TODOS PODEMOS!

Haz como los pájaros: comienza el día cantando.
La música es alimento para el espíritu.
Canta cualquier cosa, canta desafinando, pero canta.
Cantar dilata los pulmones y abre el alma para todo lo bueno que la vida le ofrece.
Si insistes en no cantar, por lo menos escucha mucha música y déjate llevar por ella.

Ríete de la vida, ríete de los problemas, ríete de ti mismo.
La gente comienza a ser feliz cuando es capaz de reírse de sí misma.
Ríete de las cosas buenas que te suceden.
Ríete abiertamente para que todos se puedan contagiar de tu alegría.

No te dejes abatir por los problemas.
Si procuras convencerte de que estás bien,
vas a terminar convenciéndote de que realmente lo estás,
y cuando menos lo pienses te vas a sentir realmente bien.

El buen humor, así como el mal humor, se contagian.
¿Cuál de ellos vas a escoger?
Si estás de buen humor, las personas a tu alrededor
también lo estarán y eso te dará más fuerza.

Lee cosas positivas.
Lee buenos libros, lee poesía, porque la poesía es el arte de aceitar el alma.
Lee romances, historias de amor, o cualquier cosa
que reavive tus sentimientos más íntimos, y más puros.

Practica algún deporte.
¡El peso de la cabeza es muy grande y tiene que ser contrabalanceado con algo!
Además te vas a sentir bien dispuesto, más animado, más joven.

Encara tus obligaciones con satisfacción.
Es maravilloso disfrutar lo que se hace.
Pon amor en todo lo que está a tu alcance.
Cuando te propongas hacer algo, ¡métete de cabeza!

No dejes escapar las oportunidades que la vida te ofrece, no vuelven.
No eres tú que está pasando, son las oportunidades que dejaste ir.

Ninguna barrera es infranqueable si estás dispuesto a luchar contra ella.
Si tus propósitos son positivos, nada podrá detenerlos.
No dejes que tus problemas se acumulen, resuélvelos lo antes posible.

Habla, conversa, explica, discute y perdona: el silencio mata.
Exterioriza todo, deja que las personas sepan que las estimas,
que las amas, que las necesitas.
¡Amar no es vergüenza, por el contrario, es lindo!

Vuelve a las cosas puras, dedícate a la naturaleza.
Cultiva tu interior y ella hará que brote belleza de todos tus poros.

No seas aburrido... ¡Tú puedes! ¡Todos podemos!
Entonces ... ¡¡¡Vamos!!!

¡VIVE MEJOR!

http://www.psicologosperu.com/

domingo, 20 de noviembre de 2011

LA FILOSOFIA DE LA HORMIGA

Pienso que todos deberíamos estudiar a las hormigas. Ellas tienen una fascinante filosofía de cuatro partes.

La primera es: las hormigas nunca se rinden. Esa es una buena filosofía. Si ellas se han propuesto ir hacia un sitio y usted trata de detenerlas; ellas buscarán otro camino. Ellas treparán, ellas pasarán por debajo o lo rodearán. Ellas siempre buscarán otro camino. Qué filosofía tan clara, nunca rendirse de buscar maneras de llegar hacia donde se supone que tenemos que ir.

Segundo, las hormigas piensan en el invierno durante todo el verano. Esta es una perspectiva importante. Usted no puede ser tan ingenuo de pensar que el verano durará para siempre. Por eso las hormigas están almacenando su comida del invierno en el verano.

La tercera parte de la filosofía de las hormigas es que ellas piensan en el verano todo el invierno, esto es muy importante. Durante el invierno, las hormigas se dicen a si mismas "Esto no durará mucho; pronto estaremos allá afuera". Y el primer día cálido, las hormigas salen de su nido. Si vuelve a hacer frío de nuevo, ellas regresan a su nido, pero luego ellas saldrán al primer día cálido. Ellas no pueden esperar por salir. Un dicho antiguo dice: "No construya su casa sobre la arena en el verano". ¿Por qué necesitamos este consejo? Porque es importante ser realista, en el verano usted ha tenido que pensar en la tormenta. Usted tiene que pensar en las rocas mientras disfruta de las arenas del verano. Piense hacia delante.

Y aquí les presento la última parte de la filosofía de las hormigas. ¿Cuánto almacenará una hormiga durante el verano para prepararse para el invierno? Todo lo que ella pueda. ¡Qué increíble filosofía, la filosofía de "haz-todo-lo-que-puedas"!

Recuerden esta filosofía : Nunca se rindan, miren hacia adelante, manténgase positivos y hagan su mayor esfuerzo.

http://www.psicologosperu.com/

sábado, 19 de noviembre de 2011

SINDROMES QUE NO SON ENFERMEDADES

El Síndrome Post-vacacional, de adicción al trabajo, o por otro lado el síndrome de Peter Pan, de Wendy o de Cenicienta, son ejemplos de entidades que en unas ocasiones les ponemos nombre a conductas, estados o situaciones por las que pasamos en nuestra vida y en otras les ponemos el nombre de un personaje que de algún modo recoge a modo de modelo dicha situación, conducta o estado. Pero hay que dejar claro que no se trata en la mayoría de los casos de ninguna enfermedad como tal, ni viene recogida así en la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE).

Síndromes con nombre propio

Antes de hablar de los síndromes con nombre propio introduciremos un síndrome que ni tiene nombre de personaje, apellido ilustre, ciudad, etc. aunque sí refleja bien la situación, se trata del Síndrome del Nido Vacío. Son padres y madres, aunque fundamentalmente éstas son quienes lo expresan o parece que lo sienten con mayor intensidad. Y ocurre, como habrán imaginado, cuando el hogar queda despojado de los hijos que han decidido instalarse por su cuenta. Seguro que para algunos puede suponer el Síndrome de "Por fin solos".
Lo cierto, y dicho sea con todo respeto, la madre, al sentir la casa, las habitaciones de sus hijos en silencio, sin sus cosas, entra en una fase de pena y reflexión sobre su vida, sobre su futuro y su pasado. No es infrecuente que sientan que la casa las agobia, se sientan asfixiadas en su propio hogar o que simplemente perciban la casa y su propia vida como una situación que ha terminado y por tanto es inservible, como el nido vacío. Les recomiendo que apuesten por el "Por fin solos".

El síndrome de Stendhal es descrito como es una enfermedad psicosomática que causa un elevado ritmo cardíaco, vértigo, confusión e incluso alucinaciones cuando el individuo es expuesto a una sobredosis de belleza artística, pinturas y obras maestras del arte. Podemos decir que se trata en realidad de una reacción ante tal despliegue de belleza. Fue el autor francés del siglo XIX Stendhal (seudónimo de Henri-Marie Beyle), quien dio una primera descripción detallada del fenómeno que experimentó en su visita en 1817 a la Basílica de Santa Cruz en Florencia, Italia, y que publicó en Nápoles y Florencia: Un viaje de Milán a Reggio:
"Había llegado a ese punto de emoción en el que se encuentran las sensaciones celestes dadas por las Bellas Artes y los sentimientos apasionados. Saliendo de Santa Croce, me latía el corazón, la vida estaba agotada en mí, andaba con miedo a caerme".
Bueno, eso sintió seguramente Stendhal. Aún no se ha incluido en la CIE.

Síndrome de Diógenes Se trata de una conducta anómala que pueden tener algunas personas ancianas que viven solas. Lo que más llama la atención de este comportamiento es el abandono personal y social que sufren, el aislamiento de la sociedad de forma voluntaria que suelen recluirse en sus casas y que las convierten en auténticos almacenes/vertederos de basura, cosas inservibles y otros trastos inservibles, aun disponiendo de dinero para satisfacer sus necesidades.
El nombre se debe a Diógenes de Sinope, filósofo griego que defendía el cinismo clásico, entendido como el ideal de privación e independencia de las necesidades materiales. Como tal síndrome no es una enfermedad clínica aunque estas personas suelen padecer trastornos de base que afloran en esta conducta, dichos trastornos suelen ser demencias, trastornos psicóticos, obsesivos, etc. Por lo que requieren tratamiento social y clínico.

Síndrome de Ulises Estamos en realidad ante un síndrome de estrés crónico y múltiple que padecen algunas personas emigrantes. Por ello debe el nombre al personaje de la Odisea, cuya marcha a Itaca se puede asemejar a la aventura de muchos emigrantes. Fue definido por Joseba Achótegui, psiquiatra y profesor de la Universidad de Barcelona. Las personas que lo padecen sienten un fracaso interno asociado a la imposibilidad de regresar a su tierra o de soledad, necesidad de traer a su familia y, en algunas ocasiones miedo o presiones por estar relacionados con mafias que le facilitaron su viaje a su "Itaca" particular.
Así pues el síndrome como tal no es una entidad clínica aunque sí un factor desencadenante de otras patologías subyacentes en el individuo.

Síndromes con nombre de ciudades o lugares

Síndrome de la Moncloa que bien podría extenderse a cualquier político o mandatario que llega a perder contacto con la realidad y de los problemas de la sociedad a la que sirven tras un periodo más o menos largo de estancia en la Moncloa. Eso dijeron, al menos, de Aznar o de Felipe González, a quienes se les reprochaba en sus últimas etapas, alejarse de la realidad de este país, tomar decisiones a la ligera, creerse por encima del bien y del mal, rechazar cualquier clase de crítica y rodearse en exclusiva de aduladores.

Síndrome de Estocolmo quizás uno de los más conocidos. Se originó en esta misma capital sueca en 1973, con motivo de un asalto a un banco, el Kreditbanken, y secuestro de rehenes que duró 6 días. Durante el proceso judicial contra los asaltantes, los secuestrados justificaron las razones de sus secuestradores. De hecho al ser liberados de sus captores en el banco las cámaras de seguridad pudieron grabar cómo una de las víctimas se despedía de uno de los secuestradores con un beso.

El síndrome de Lima Este comportamiento sería el simétrico opuesto al síndrome de Estocolmo. Aquí son los secuestradores quienes se vuelven más compasivos con la situación y necesidades de los rehenes.
El síndrome se definió tras la toma de rehenes en la embajada Japonesa en Lima, Perú, donde 14 miembros del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) tomaron a cientos de rehenes en una fiesta en la residencia oficial del embajador japonés en Perú. Los rehenes eran la mayoría diplomáticos, oficiales del gobierno y militares, y ejecutivos de muchas nacionalidades que se encontraban en ese momento en la fiesta. El secuestro duró más de cuatro meses, comenzó el 17 de Diciembre de 1996 y terminó el 22 de Abril de 1997.

Síndrome de Jerusalem Quienes lo padecen suelen tener ideas obsesivas, delirios y experiencias de carácter psicótico en torno a la religión. El trastorno aparece mientras se está en Jerusalem y causa ilusiones psicóticas que tienden a desaparecer después de unas pocas semanas. De todas las personas que han sufrido esta psicosis espontánea, todos tenían una historia de trastornos mentales previos o parecían no estar "bien" antes de llegar a la ciudad. Parece que estemos ante un trastorno psicótico breve que se ve favorecido o precipitado en esta tierra santa.

Síndrome de París, Tal vez deberíamos llamarle síndrome del turista japonés en París. O ¿qué hace un japonés en París? Sus características son una depresión de quienes proceden del país del punto rojo cuando llegan a París. Parece que está asociado a un shock cultural o de unas expectativas sobre la ciudad del amor idealizada ante lo que encuentran en la realidad multitudinaria de sus calles y de su bullicio, que por otra parte la hacen a mi modo de ver más hermosa y viva a la ciudad de la torre Eiffel.

Fuente: http://www.capitalemocional.com/Textos_Psico/sindromes.htm

http://www.psicologosperu.com/

viernes, 18 de noviembre de 2011

EL SINDROME DE MARY POPPINS

Todos somos necesarios en las vidas de los demás en algún momento, es el síndrome Mary Poppins.

El síndrome de Mary Poppins = prácticamente perfecta en todo sentido.

Todos recordamos a la famosa Mary Poppins, genial personaje de Disney, interpretado por Julie Andrews allá por 1964, niñera estricta pero divertida que con canciones y personajes de dibujos animados conseguía hacer feliz la vida de los pequeños Jane y Michael Banks.

¿Quién no ha querido alguna vez tener una nana o niñera así? Convierte las tareas domésticas en algo divertido, llena con música y alegría la vida de los niños y además, con ella todo parece fácil, sencillo y posible. Tus sueños se hacen, en definitiva, realidad.

Pero, ¿cuál es realmente el mérito de Mary? Mary "recompone" la maltrecha vida de toda la familia Banks.

Un padre centrado en su trabajo, en el dinero y en la ambición, descubre, gracias a Mary, que el motivo principal de su vida tiene que ser su familia, su mujer y sus hijos.
Una madre alocada en ideas políticas feministas olvida que la verdadera lucha y defensa es la que ella tiene que hacer de lo que más quiere.
Los niños, unos pobres niños ricos, que todo lo tienen pero de todo les falta, ¿por qué? Porque, a veces, el mayor premio es una caricia, una sonrisa, un beso de buenas noches, un saber que estás ahí para ellos.

En definitiva, Mary recuerda que el AMOR todo lo une y todo lo puede, aunque a veces olvidemos el poder tan grande de tal sentimiento.

Ahora bien, ¿alguna vez nos hemos planteado qué pasa con Mary? Esta llega en el momento indicado, justo y preciso, realiza su labor, pero, siempre se marcha, tan rápido como el cambio del viento, nunca se queda.

Mary no es importante porque ella es la heroína del cuento, la fuerte, la que lucha por hacer feliz a los demás. Poco importa en la historia si se siente feliz o desgraciada, si alguna vez puede que se encariñe demasiado con alguien pero como deja de ser necesaria en un momento determinado se ve obligada a marcharse. ¿Acaso alguien le pide alguna vez a Mary que se quede?

Puede sonar presuntuoso por mi parte el compararme con este personaje, pero, muchas veces es como me siento.

Va apareciendo mucha gente en mi vida, personas que llegan, pero siempre se acaban yendo. Mis sentimientos se van plantando poco a poco, se les va regando y comienzan los primeros brotes verdes pero, al final siempre acaban siendo recolectados, recolecciones que, aunque no lo parezcan, parten mi alma.

¿Por qué? ¿Por qué la palabra GRACIAS es tan habitual de los demás hacia mi cuando a veces sólo necesito un QUE TAL ESTAS?

Ayudar es algo innato en mi, me han educado así y así es como sale de dentro de mi. Las personas que forman parte de mi vida no sólo están, SON. Son mi vida, el sentido de mi existencia, mi fuerza para luchar. Entonces, ¿por qué a veces me siento tan solo? ¿Por qué nadie se ocupa de Mary Poppins? ¿Por qué soy el primero de la agenda para la ayuda, para escuchar el lamento, pero no para compartir las risas y los momentos dulces? ¿Por qué no piensan alguna vez que quizás tenga un día, una semana, un mes malo en el que ni siquiera Supercalifragilisticoespialidoso tenga sentido para mi?

Con esto no pretendo santificarme ni mucho menos. No soy alguien perfecto, ni siempre soy la mejor persona del mundo. Soy cabezota, testarudo, maleducado a veces, irascible, incluso envidioso (siento incluso celos muchas veces de quien más amo en esta vida, lo siento ). Pero, ¿acaso sabemos si Mary también lo era? Porque, que yo sepa, nadie nos dice en el cuento lo que hacía en sus días libres, o ¿es que jugaba al parchís con Bert? (jejeje, por quitarle hierro al asunto).

Sí, no reniego de ser Mary Poppins en muchos momentos de mi vida, de hecho, me gusta ayudar a los demás, pero me gustaría dejar de volar, dejar de vivir una vida tal y como sopla el viento y sobre todo, dejar de ver gente pasar.

Tal y como reza mi canción favorita The winner takes it all, el ganador lo consigue todo, no deja nada para el segundo lugar. ¿Por qué hace tanto tiempo que dejé de sentirme ganador? ¿Por qué dejé que el viento marcara siempre mi destino no siendo yo el que llevara el timón de mi vida?

Sí, siempre que quiero a una persona, ya sean amigos, pareja, compañeros, etc., tengo MIEDO a perderlos. Una persona especial me dijo un día que eso era debido a falta de confianza por mi parte y no es así. Mi MIEDO no es ese, realmente es que un día amanezca el viento en otra dirección y ya no sea necesario en tu vida y me vea obligado a volar.

Es bonito ser un recuerdo importante en la vida de los demás, pero, ¿no sabeis que el paragüas con el que vuelo no es irrompible? Además, sin duda alguna, estaría encantado de perderlo.

P.D. Gracias a cualquiera que lea lo que escribo. Son las 2.25 de la mañana y sin duda, no será una de las mejores cosas que hayas leído en tu vida, pero para mi es importante, porque sale desde lo más profundo que tengo en mi corazón. GRACIAS

Fuente: http://elsindromedemarypoppins.blogspot.es/

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La mayor parte del tiempo sufro del Síndrome de Mary Poppins. Extraña enfermedad que me hace verle el lado bueno a las personas malas, el lado simpático a las situaciones, el lado positivo a las catástrofes. Entre los múltiples síntomas están la posibilidad de reírse y llorar al mismo tiempo y las respuestas sistemáticas como: “no es tan grave”, o “la próxima vez nos irá mejor”. La gente piensa que soy una persona positiva y con una gran capacidad de análisis, pero lo que no saben es que he desarrollado esta sofisticada enfermedad como mecanismo de defensa contra el fracaso y la desilusión.

Pero lo más extraño de este síndrome, es que a veces desaparece: no puedo verle el lado bueno a los malos, todas las situaciones me parecen catástrofes, repito frases en futuro definitivo como: “hasta aquí llegamos”, o “no doy mas”. Las personas que entran en contacto conmigo en estos periodos, piensan que soy negativa y melodramática. Que solo veo lo que quiero ver. Que soy una neurótica - quejumbrosa.

Hace 19 días Mary Poppins se bajó del bus y me dejó sola. Esta es la razón por la que hace 19 días no escribo. Todo lo que digo o pienso es gris. Estoy triste y desilusionada. Es posible que sea el invierno, la cercanía a la navidad y la lejanía de los que quiero. Es posible que Mary Poppins se haya dado por vencida después de meses en los que no hemos parado de luchar. La pobre ha tenido un año muy duro. No la puedo culpar.

Fuente: http://instantaneasinmigrantes.blogspot.com/2010/11/sindrome-de-mary-poppins.html

Esta era la canción favorita de Walt Disney:








http://www.psicologosperu.com/

jueves, 17 de noviembre de 2011

EL SINDROME DE LOS ARISTOGATOS

Está ambientada en París, en el año 1910. Trata de una anciana muy rica (Madame Adelaide Bonfamille) que vive feliz con sus gatos en una casa grande de un barrio rico. La única persona que tiene es a su mayordomo, Edgar, un hombre en apariencia fiel y trabajador. La gata de esta señora, que se llama Duquesa, habita en esta mansión con sus tres traviesos gatitos (Toulouse, Berlioz y Marie). Ni ella ni su dueña sospechan que el mayordomo intenta matar a los gatos porque están en un lugar preferente en el testamento de la anciana: al morir ella los gatos recibirían la herencia. En caso de que murieran los gatos, toda la fortuna pasaría a manos de Edgar.
Un día el mayordomo los abandona lejos de su hogar, para que no puedan encontrar el camino de vuelta y así hacer creer a la anciana que han muerto. Pero consiguen regresar a casa con la ayuda de Tomás O'Malley, un gato arrabalero (callejero). O'Malley siente algo por Duquesa, y por ello decide ayudarla, aunque le supone un gran riesgo. Unos amigos del vagabundo, músicos de jazz, ayudarán también.


El Síndrome de los Aristogatos hace referencia a aquellas damas millonarias que, como se lee ocasionalmente en las noticias, dejan su herencia monetaria a sus gatos o mascotas.





http://www.psicologosperu.com/

miércoles, 16 de noviembre de 2011

EL SINDROME DE LOS 101 DALMATAS

A finales de 1996, Walt Disney Pictures estrenó "101 Dálmatas", película en la que se utilizó unos adorables cachorros dálmatas. Esa Navidad, cientos de niños descubrieron simpáticos cachorros con manchas (y lazos) debajo de sus árboles de Navidad.

Semanas después, los refugios para perros abandonados se fueron viendo invadidos por dálmatas adolescentes. Meses después, los números de perros dálmatas abandonados habían aumentado en demasía. Miles de dálmatas eran dejados sueltos, botados en las carreteras y llevados a perreras y refugios. ¿Cuál había sido su crimen? Habían crecido y no actuaban como los perros de la película.

A esto se suele denominar "Síndrome de los 101 Dálmatas" o "Síndrome de Paris Hilton".

Según la organización Save the Dalmatians and Others Rescue, Inc. (Salvemos a los Dálmatas) www.savethedals.org, más de 5,000 dálmatas pasaron por los refugios de California del Sur en 1998 y 1999. La mayor parte de ellos tuvo que ser sacrificada.

http://www.examiner.com/pet-in-houston/101-dalmatians-to-paris-hilton-syndrome-how-the-media-advertises-for-puppy-mills

Cada vez que se estrena una película sobre adorables mascotas (perros, gatos, hamsters, cerditos, etc.), la gente suele comprar dichos animalitos y luego los abandonan en refugios.

La popularidad de los chihuahuas aumentó después de las películas "Legalmente Rubia" y "Beverly Hills Cihuahua", después del comercial de Taco Bell con un chihuahua y después de la mascota chihuahua de Paris Hilton.

La popularidad de los hamsters aumentó después de la película "G-Force".

La popularidad de los cerditos aumentó después de la película "Babe".

https://justonemorepet.wordpress.com/tag/101-dalmatians-syndrome/

http://latimesblogs.latimes.com/unleashed/2008/09/oh-great-here-w.html



Traducido por: Luis Alberto Venegas Chalen

http://www.psicologosperu.com/

martes, 15 de noviembre de 2011

EL SINDROME DE LA DAMA Y EL VAGABUNDO

...Y CON EL BEBE SON 3

Un gran número de perros pierden sus hogares felices cuando el primer bebe humano se une a la familia y usurpa el rol de Reina (la cocker spaniel) como "hij@ únic@". Lo irónico de esto es que esto no tendría por qué ser una tragedia. Los padres primerizos inteligentes se cercioran de que Reina (la Dama) acepte a su hermanit@ con poca o ninguna resistencia y así llegan a evitar con éxito el síndrome de La Dama y el Vagabundo.

LOS PERROS Y LOS BEBES

Al igual que sucede con muchos retos de entrenamiento, cuanto antes se empiece, mejor. Muchas parejas deciden no tener hijos por años antes de que dicho evento glorioso se produzca. Es más difícil convencer a una perrita de 8 años de edad que acepte al nuevo bebito si ella nunca ha estado cerca de niños, que lo que sería si Mamá y Papá hubiesen hecho el esfuerzo de lograr que sucedieran buenas cosas cuando hubiese bebes en los alrededores. Esto es algo positivo por hacer incluso si la pareja estuviese 100% segura de que nunca tendrán bebés propios. Existen bebés y niños por todos lados, y si la perrita mordiese al nuevo bebe de la Tía Meggie durante el Día de Acción de Gracias en tu casa, las festividades terminarían por arruinarse.

PASOS DE BEBE

De ser posible, empiecen cuando Reinita, todavía sea una cachorrita. Si no conocen a un familiar, amigo o vecino que tenga un bebé, vayan al parque al menos una vez a la semana en un día soleado. Siempre habrá madres y niñeras con bebés y niños pequeños en los parques. Cerciórense de mantener a Reinita con su correa, limpiar sus necesidades y obedecer todos los reglamentos de los parques referentes a perros.




Fuente: "El Poder del Entrenamiento Positivo para Perros" por Pat Miller

Traducido por: Psicólogo Luis Venegas Chalen

http://www.psicologosperu.com/

lunes, 14 de noviembre de 2011

EL SINDROME DE ALICIA EN EL PAIS DE LAS MARAVILLAS

Esta condición toma su nombre del famoso libro de Lewis Carroll, por la similitud que presentan las vivencias del sujeto con las del personaje de la historia.
El síndrome fue descubierto por un psiquiatra ingles llamado John Todd en 1955 y se trata de un desorden neurológico que afecta la percepción de la persona, de forma tal que el sujeto experimenta una distorsión de la imagen del cuerpo propio y de los objetos que lo rodean.

La persona puede sentir que su cuerpo entero o partes del mismo se alteran en tamaño y forma y que los objetos se encojen o se agrandan, se alejan o se acercan. Esta patología no es un problema visual, sino un trastorno en la forma en que el cerebro toma y procesa la información entrante. La percepción de objetos como más grandes de lo que son se llama macropsia.

La micropsia es la percepción de los objetos como más pequeños de lo que son y lo interesante es que las micropsias también tienen un nombre literario. Se las suele llamar visión o alucinación liliputense, en honor a otro libro, en este caso “Los Viajes de Gulliver” de Jonathan Swift. El síndrome de Alicia se asocia con la migraña frecuente, y a veces puede estar causado por una condición epiléptica preexistente. Como es de suponer también puede ser causado por el consumo de drogas psicoactivas, como hongos alucinógenos.

“Un día vi cómo los libros de mi hermana se volvían más grandes y cómo mi padre se hacía tan pequeño como un muñeco”. “Siento que mi cuerpo crece y crece hasta que parece ocupar la habitación entera”. Son algunas de las sensaciones que caracterizan al síndrome de Alicia en el País de las Maravillas, que suele afectar a niños y adultos con migraña.

Investigadores gallegos han estudiado un caso excepcional de este trastorno neurológico en una niña de ocho años de edad que nunca antes había tenido migraña. Sus observaciones se publican en el último número de la Revista de Neurología. “La niña, que sufrió trastornos de la percepción visual todos los días durante un mes y cada dos o tres días en las dos semanas siguientes, empezó con los síntomas sin haber tenido antes cefaleas”, explica a SINC María José Corral Caramés, autora principal del estudio y pediatra del Centro de Salud A Ponte (Orense).

Los pacientes que sufren este síndrome perciben alteraciones en la forma, tamaño y situación espacial de los objetos, así como distorsión de la imagen corporal y del transcurso del tiempo. También se han asociado otras ilusiones visuales como palinopsia (imágenes múltiples), acromatopsia (no percepción del color) y prosopagnosia (incapacidad de reconocer caras).

Según los expertos, las personas afectadas por el síndrome de Alicia en el País de las Maravillas son en todo momento conscientes de la naturaleza ilusoria de sus percepciones. Sin embargo, éstas son lo suficientemente intensas como para que tengan que mirarse en un espejo para comprobar su talla.
Aunque las pruebas diagnósticas aún no han permitido identificar ningún área cerebral específicamente afectada, los resultados de los estudios realizados en pacientes en su fase aguda mediante tomografía computarizada revelan áreas de hipoperfusión en las proximidades del tracto visual y córtex asociado, lo que podría explicar las quejas visuales de los pacientes.

Los científicos sospechan que Charles Lutwidge Dodgson, conocido bajo el pseudónimo de Lewis Carroll y afectado por migrañas, pudo sufrir el síndrome, de forma que las experiencias de la joven Alicia eran bien conocidas por su creador.



http://www.psicologosperu.com/

domingo, 13 de noviembre de 2011

EL SINDROME DE BAMBI

¿Es la caza cruel?

La supuesta crueldad de la caza es uno de los motivos más enfervorecidamente defendido por todo aquel que presume poseer una conciencia anticaza. En este punto la demagogia, la hipocresía y la doble moralidad han dado lugar a algo denominado el «Síndrome de Bambi», en el que el cazador se convierte en el malo, la encarnación de la perversidad y la crueldad gratuita, así como el desestabilizador del orden natural.

Por: Santiago Segovia

Fuente: http://www.club-caza.com/blog/diariodecaza/postver.asp?p=681

------------------------------------------------------------------------------------------------

EL CONSUMO INTELIGENTE DE LA ENERGIA PARA REMEDIAR ELSÍNDROME DE BAMBI
Por: Jorge Laine

El síndrome de Bambi, que hace ver todo desarrollo del trópico como catastrófico, parece acentuarse con los pronósticos de expansión de tales monocultivos. La mayoría de las selvas tropicales están en países en vías de desarrollo, que para poder aumentar el consumo energético asociado a ese desarrollo (acceso a la electricidad, transporte automotriz, etc.) podrían verse tentados a producir materia prima para biocombustibles, no solo para su propio consumo sino también para satisfacer las reservas estratégicas de combustible líquido de los países más desarrollados, las cuales en un futuro tal vez ya no serían reservas de petróleo, sino de biocombustible. Sería el neocolonialismo del oro verde para remplazar al oro negro.

Estamos iniciando el fin de la era de la combustión, y comenzando la nueva era de la energía limpia, tratando además de remediar el Síndrome de Bambi; sin embargo, el riesgo de recaída persiste, si crece la población de ciertas especies que atentan contra la armonía de la biodiversidad, entre las cuales podría incluirse a la especie humana.

Fuente: http://es.scribd.com/doc/44067892/El-Sidrome-de-Bambi



http://www.psicologosperu.com/

sábado, 12 de noviembre de 2011

EL SINDROME DE DUMBO

...O EFECTO PLACEBO
TIMOTEO... EL PRIMER PSICOLOGO DEL DEPORTE DE LA ANIMACION (1941)

... Pero sea cual sea la fuente a la que el deportista acuda desesperadamente para conseguir esa “confianza instantánea”: psicólogos, médicos, programas de entrenamiento, barritas energéticas, modelos de neumáticos, tipos de raqueta, nuevos pies de gato, etc. es indiscutible que nada de eso funciona en la dirección deseada. Más aún, la incorporación de esos elementos, aún cuando es cierto que suponen una mejora objetiva en los medios que el deportista emplea; al final lo que suelen provocar es un aumento de la presión que el deportista experimenta para rendir.

En resumen, el deportista busca soluciones rápidas a su falta de confianza incorporando algún elemento externo a su persona. Pero a continuación el deportista siente mucho más amenazada su autoestima, por que si disponiendo de esa nueva raqueta, o de ese nuevo material o sistema, al final no logra sus objetivos, entonces su percepción de fracaso será mucho mayor.
Esto me recuerda a la historia de “Dumbo”, el film de animación clásico que produjo el célebre Walt Disney en 1941. Una película pasada de moda sin duda, pero que suelo contar a algunos deportistas. Muy brevemente, Dumbo era un elefante que tenía la orejas tan grandes que agitándolas podía volar. Volar era algo natural para él. Pero si no recuerdo mal, en algún momento de la trama Dumbo tiene un encuentro con un grupo de cuervos, que extrañados se ríen del hecho que un elefante vuele. Los cuervos, que son pájaros conocedores del fenómeno del vuelo, convencen a Dumbo que los elefantes efectivamente no pueden volar. De esta manera Dumbo pierde la confianza en su capacidad de volar. Más adelante en la película Dumbo se encuentra con Timoteo un ratón que vive en el circo; y que talmente actua como una especie de psicólogo deportivo. Timoteo le hace creer a Dumbo que si sostiene una pluma de pájaro con el extremo de su trompa, podrá volver a volar. Timoteo, usando una lógica de autoengaño, y con una estrategia y una oratoria digna del más agresivo especialista en terapia breve, consigue que Dumbo desplace la confianza desde sí mismo hasta la pluma. Eso es fácil porque Dumbo apenas confía en sí mismo para volar, de manera que confiar en la pluma es una alternativa clara. En este punto Dumbo agarrando fuertemente la pluma con su trompa empieza a agitar sus orejas, tal como siempre lo había hecho, consiguiendo de esta manera volver a volar. Dumbo recupera su capacidad de volar, pero no su confianza. Por ello ahora su vuelo no es fluido, ni natural, porque está demasiado pendiente de sostener la pluma con su trompa.

Es muy interesante constatar que al trabajar con deportistas con el síndrome de Dumbo, la “plumas” pueden llegar a hacer que las cosas cambien un poco. Es decir que el deportista esté dispuesto a intentar actuar de nuevo. Pero de ahí a conseguir la acción refinada y oportuna necesaria para el rendimiento hay un trecho muy grande. Por eso este tipo de intervenciones terapéuticas con “plumas”, basadas en el autoengaño (Dumbo se engaña a sí mismo respecto al poder de la pluma), están más orientadas a encontrar soluciones de mínimos, en el campo de la psicología clínica. Como cuando una persona obsesionada no se atreve a salir a la calle por que cree que le caerá un rayo o algo así. Sin embargo, en el ámbito del rendimiento deportivo ese tipo de soluciones difícilmente nos permiten reintegrar al deportista a una línea de alto rendimiento, caracterizada por la “búsqueda permanente del más difícil todavía”.

Por cierto, nuestro ratón psicólogo deportivo logra que efectivamente Dumbo intente reiniciar sus vuelos, gracias a su confianza ciega en la pluma. Pero si no recuerdo mal, para que Dumbo termine por recuperar auténticamente su confianza es necesaria una situación límite, donde la motivación de Dumbo le permitirá afrontar el riesgo de no lograr mantenerse en el aire sin la pluma. Veamos como se produce eso: Dumbo se halla volando con su pluma en plena “misión de combate” para defender a su madre y otros elefantes de los maltratos que le inflingen los cuidadores del circo. Y es entonces, en pleno vuelo, cuando pierde la pluma. El pánico se apodera de él e incapaz de mover sus enormes orejas sin la pluma empieza a desplomarse sobre el suelo. Y es en esta situación cuando se suman motivaciones y compromisos (evitar a toda costa estrellarse contra el suelo y seguir defendiendo a su madre). Así en plena caída, intenta de nuevo mover las orejas. Lo hace por que las circunstancias le obligan. No tiene otro remedio. Se trata de hacerlo o caer con toda seguridad. Al agitar de nuevo sus orejas Dumbo vuelve volar, pero no sólo eso; recupera su confianza. Es entonces, al final de la película, cuando el genio de Walt Disney nos muestra, no a un elefante que vuela, si no a un elefante de alto rendimiento que se comporta como un caza de combate, haciendo acrobacias en el aire y ametrallando con cacahuetes a los malvados de la película.

Para nuestros deportistas la moraleja debería ser clara: Se puede llegar a perder la confianza, pero en tal caso habrá que reconstruirla mediante el conocimiento y el intento efectivo de actuar, aún a riesgo de fallar. Pero jamás la recuperarán por medios mágicos e instantáneos, rápidos o sobrenaturales

Fuente: http://mindisaction.blogspot.com/2011/03/timoteo-el-primer-psicologo-del-deporte.html







http://www.psicologosperu.com/

viernes, 11 de noviembre de 2011

EL SINDROME DE PINOCHO

Carlo Collodi escribió un cuento infantil para denunciar la mentira. Utilizó como protagonista a un títere de madera que llamó Pinocho. Por la metáfora de Collodi, algunos estudiosos de la mente humana han designado como “síndrome Pinocho” a la compulsión incontenible que sufren algunas personas para mentir.

Escrito por: HAMLET HERMANN
Fuente: http://www.hoy.com.do/opiniones/2011/7/3/382572/Sindrome-de-Pinocho

----------------------------------------------------------------------
La mentira se encuentra a la orden del día en muchos ámbitos de la vida cotidiana. Aunque ésta puede resultar algo normal en la infancia desde un punto de vista evolutivo, cuando en la edad adulta nos encontramos con personas que envuelven su vida con farsas y engaños para justificar determinadas acciones o simplemente para equilibrar problemas de autoestima, entonces nos encontramos ante un serio problema.

Existen personas que llegan a alcanzar niveles en los cuales no saben hablar sin incluir en sus frases alguna mentira, llegando a perder el hábito de la comunicación sincera y normal. Se trata de personas que mienten de forma patológica, compulsivamente, sin poderlo remediar.

Estas personas crean en torno a sí mismas un mundo irreal e imaginario y experimentan grandes dificultades para escapar del circulo vicioso que ello genera. Las personas que mienten de modo obsesivo esconden habitualmente problemas psicológicos y trastornos de personalidad: déficit o carencias personales, falta de autoestima, fobias, ansiedades, inseguridad, timidez, problemas de habilidades sociales, complejos de inferioridad... Son personas que no se aceptan ni a nivel personal ni social, ya que se consideran inferiores, por lo que intentan compensar sus inseguridades o falta de aprecio a base de mentiras y de construir castillos irreales en el aire.

Las causas que conducen a la mentira son varias. Se puede mentir para evitar problemas, para obtener algún beneficio de alguien, para que los demás nos atiendan, nos hagan más caso o nos quieran más, para compensar inseguridades y ansiedades, para sobrevalorarnos y encontrarnos mejor, para obtener placer o poder, para hacer daño a los demás... El verdadero problema surge cuando esa forma de actuar se convierte en un hábito, cuando la persona que miente se cree sus propias mentiras y crea un mundo imaginario falso del que no puede salir.

Las personas que padecen el síndrome de Pinocho llegan a desarrollar un comportamiento autodestructivo porque no se enfrentan a los problemas, sino que los evitan y ocultan con sus mentiras. Esta actitud puede generar el rechazo de los demás y provocar en el mentiroso compulsivo estados de culpabilidad, remordimiento, inseguridad y un desgaste emocional que acabe mermando su salud física y mental. Esta patología tiene solución, pero debe abordarse desde un trabajo terapéutico adecuado.

Ferran Martínez
Psicólogo de ISEP Clínic Castelló
Fuente: http://www.isepclinic.es/index.php?option=com_content&view=article&id=88%3Ael-sindrome-de-pinocho&catid=9%3Apsicologia-adultos&Itemid=173&lang=es
------------------------------------------------------------------------------------------------
El autoengaño, un arma peligrosa
Todos somos un poco Pinocho

EFE
Muchas personas viven distorsionando la realidad para tapar su miedo al fracaso
María Jesús Ribas, EFE

El miedo a ser juzgados o rechazados, a sufrir o fracasar, a descubrir nuestras sombras, nos lleva a hacer lecturas parciales de la realidad, a ocultarla o interpretarla a nuestro antojo, o bien a reprimir, inhibir u ocultar ciertos aspectos de nuestra forma de ser.

Decir mentiras a menudo no es bueno, pero mucho peor es creérselas uno mismo. El autoengaño es una estrategia más de supervivencia, nadie se libra de emplearlo en algún momento de su existencia, e incluso puede ayudar a superar momentos difíciles, pero si se emplea como norma en lugar de como excepción puede volverse enfermizo y en contra de uno.

Muchas personas viven distorsionando la realidad, para tapar su miedo al fracaso, su falta de capacidad para aceptar la frustración, su temor a enfrentar las propias emociones o cambiar su vida, su zozobra ante el juicio negativo de los demás.

Se autoengañan, creyendo que mediante este subterfugio podrán mantener bajo control aquellas facetas, actitudes, deseos, ideas y emociones que consideran censurables.

Los autoengaños o mentiras vitales se sientan a la mesa de muchas casas y descansan en la almohada de muchas personas. En ocasiones son la compañía más habitual de un individuo. Y a veces se comparten con la familia, en un acuerdo tácito para no "poner los pies sobre la tierra".

Encubren desde temores crónicos y conflictos internos, hasta situaciones de maltratos físicos y abusos sexuales. Explican la tendencia humana a optar por explicaciones ventajosas e ilusorias: atribuir nuestros éxitos a la propia competencia y los fracasos a la mala suerte o el destino, o pensar que nuestros contrincantes triunfan por fortuna y pierden por su ineptitud.
Fuente: http://archivo.univision.com/content/content.jhtml?cid=343948

jueves, 10 de noviembre de 2011

EL SINDROME DE LOS TRES CERDITOS

¿Padece del "Síndrome de los Tres Cerditos " cuando se trata de su negocio?

Yo estaba buscando a través de mis viejos libros esta mañana y me encontré con un montón de cuentos infantiles de cuando yo era un niño. La mayoría de ustedes recordarán el cuento de los tres cerditos y el lobo feroz. Lo sé, lo sé... usted probablemente está pensando, ¿qué tiene que ver conmigo y mi negocio, pero tengan paciencia, porque la historia tiene un mensaje importante.

Para aquellos de ustedes que no conocen el cuento, he aquí un resumen:

Tres cerditos decidieron salir de casa y aventurarse en el mundo, lejos de la comodidad y la seguridad de su casa, en busca de su fortuna. Al encontrar un lugar para instalar su casa cada uno de ellos construyó una casa propia. El Cerdito 1 construyó su casa de paja, ya que era la forma más rápida y más fácil de hacerlo. El Cerdito 2, construyó su casa de palos, un poco más fuerte, pero no tan resistente como la del Cerdito 3 que construyó su casa de ladrillos.

Aquí aparece el lobo feroz en busca de su cena. Se aproxima a la puerta del Cerdito 1 y con un soplido derrumba la casa con facilidad, el cerdito temeroso corre a la casa del cerdito 2, pero el lobo lo sigue y vuelve a suceder lo mismo. Ahora, los tres cerditos están en la casa de ladrillo del Cerdito 3 y cuando el lobo sopla y sopla no pasa nada y la casa se mantiene firme. El lobo hambriento intenta engañar a los cerditos pero el Cerdito 3 es bastante inteligente. En su intento por irrumpir en la casa, el lobo sube por la chimenea y cae de frente en una olla grande de agua hirviendo: game over = fin de la historia.
Me encanta lo tanto que se resume en este sencillo cuento sobre muchas de las personas en nuestra industria. Por lo tanto, hay un par de aspectos muy importantes que quiero señalar.

Al final del día todo el mundo está tratando de mantener al lobo lejos de la puerta. Con la economía tan mal y tanta gente ajustándose los cinturones, muchos dejarán su zona de comodidad y buscarán otras maneras de aumentar y/o sustituir sus ingresos y muchos de ellos encuentran su camino hacia la comercialización del Internet.

No me gusta decir esto, pero necesitan saberlo. La mayoría fracasa; el 97% de los vendedores por Internet fracasan en la industria - ¡wow! Sorprendente, lo sé. Pero la buena noticia es que esto no tiene por qué necesariamente ser su caso, usted no tiene por qué fracasar, usted puede tener éxito, usted sólo necesita saber cómo hacerlo. La mayor parte de este fracaso se debe a la pereza, la falta de dirección, la formación inadecuada y la no consistencia. ¡Pero usted es diferente!

Usted debe seguir los pasos del Cerdito 3: trabajar con inteligencia, trabajar arduamente y construir una base sólida en su negocio y no sólo va a ser recompensado con seguridad y estabilidad a largo plazo, sino que literalmente tendrá a las personas acudiendo a usted, tocando a su puerta desesperados por su ayuda al igual que en el cuento arriba mencionado.

Usted no compraría un bisturí y se haría llamar cirujano. ¡No! Debe instruirse (formarse, capacitarse) y trabajar duro, desarrollar sus habilidades y convertirse en grandioso. La buena noticia es que los negocios en casa no son difíciles, pero sí requieren bastante trabajo duro.

¿Cuál de los tres cerditos es usted?

http://networkercity.com/wp-content/uploads/2010/06/piggy-presentation-pdf.pdf

No hay lugar para la flojera ni la chabacanería, como los Cerditos 1 y 2, usted debe “pagar piso” y mejorar sus habilidades, nunca dejar de aprender y nunca rendirse. Si usted puede hallar un mentor o coach que conozca “el teje y maneje” y absorber el máximo de conocimiento que pueda de él, entonces recomiendo que lo haga.

Por su éxito,

Ross Wilson
www.networkercity.com

Fuente: http://www.betternetworker.com/articles/view/personal-development/mindset/do-you-have-little-pig-syndrome-when-it-comes-to-your-business

Traducido del inglés al español por el Psicólogo Luis Venegas Chalen

http://www.psicologosperu.com/

miércoles, 9 de noviembre de 2011

EL SINDROME DE CAPERUCITA ROJA

Las niñas tienen un año y medio, y han comenzado a padecer, mejor dicho, a hacernos padecer, "El síndrome de Caperucita". ¿En qué consiste? Básicamente, en que hacen su santa voluntad, que esta suele consistir en hacer lo que resulte más peligroso para ellas.

Ya no me vale decir, vamos aquí o allí. Ni hablar. Ahora, si les gusta donde vamos, vale, pero en caso contrario: el berre, la negativa, y consiguiente protesta están aseguradas. Ya saben que quieren ponerse las zapatillas para andar por casa, que no quieren perder más tiempo poniéndose leotardos y zarandajas por el estilo, y eso es lo de menos.

Eso no es lo que me preocupa, lo que me asusta de verdad, es que siempre escojen el camino más difícil, y peligroso para hacer las cosas. Para llegar a un rincón de la casa, tienen que ir a través de la zona más estrecha, que además será donde se encuentren casi todos los enchufes. Si hay que perseguir a una paloma, lo harán por donde puedan caerse con más facilidad, y si deciden subirse a algún sitio, lo harán al más inestable que encuentren.

Y pienso yo, que eso, ni más ni menos era lo que hacía Caperucita Roja, su madre le dijo "hija mía, no vayas por el bosque", y ella, ignoró a su santa madre, e hizo lo que le dio la gana. Para que luego los Grimm y compañía le echasen la culpa al Lobo. Pues no, aquel mamífero carnicero de un metro aproximadamente desde el hocico hasta el nacimiento de la cola, y de seis a siete decímetros de altura hasta la cruz, pelaje de color gris oscuro, cabeza aguzada, orejas tiesas y cola larga con mucho pelo (según el diccionario RAE), fue una víctima más de la arbitraria voluntad de esta jovencita aficionada a los disfraces. Ella decidió ir por el peor camino, charlar con el lobo, apostar con él, decirle a donde iba, jugar a ver si era o no la abuelita (Caperu, chica si no te diste cuenta, cuando entraste la casa de tu abuela, de que era un lobo como un castillo, es que ves menos que una foto en un baúl), y encima insultarlo diciéndole que tenía una boca muy grande. ¿Quien provocó el conocido incidente? ¿quien? Yo os lo diré, Caperucita.

Pues bien, como la niña del cuento, mis gemelas han decidido que ellas tienen voluntad propia y van a ejercerla, sin importar los peligros que nos acechen. El libre albedrío ha hecho presa en mis gemelas. ¡Que Dios nos coja confesados!.

http://vidaobraymilagros.blogspot.com/2008/05/el-sndrome-de-caperucita.html

------------------------------------------------------------------------------------------------




Lo primero que NO debes hacer, si deseas publicar, es seguir arrastrando el síndrome de Caperucita Roja en la jungla editorial, es decir, abandonar toda ingenuidad al suponer que enviando tus originales a cualquier empresa editora ya está el asunto resuelto, porque la cosa no funciona así. Sin embargo el caperucitismo lo hemos padecido todos en nuestros comienzos, y lo seguiremos padeciendo, porque es como el sarampión, o sea, obligatorio, no te preocupes.




Fuente: http://www.estrellacardonagamio.com/sindromecaperucitaroja.html

------------------------------------------------------------------------------------------------

A diferencia de otras pandemias, el VIH/SIDA afecta a quienes le abren voluntariamente las puertas de su vida. Muchos de los casos diagnosticados en los últimos años dominaban los conocimientos necesarios para evitar el contagio, pero no creyeron tener “tan mala suerte”

Caperucita Roja avanza despreocupada. Su mamá le advirtió muchas veces acerca del Lobo Feroz, pero ella no piensa renunciar a los placeres de atravesar el bosque. De todas formas, su “destino” es ir a casa de la abuelita.

¿Que hay otro camino más seguro…? Sí, está bien, pero no es tan bonito como este, ni tan apasionante, ni tiene el innegable atractivo de lo prohibido, que dispara la adrenalina por su impulsivo cuerpo adolescente.

Además, con tantos kilómetros cuadrados de floresta ¿va a dar la casualidad de que el lobo esté por aquí en estos momentos? Bien boba es su mamá si cree que ella no va a reconocer a esa horrible fiera desde mucho antes de que se le acerque, y entonces ¡zas!, ella saltará a un lado con pericia para evitar la mortal mordida, y lo dejará pasmado en el sitio…

El clásico diálogo envolvente entre Caperucita y el lobo ha sido materia de plagio en centenares de chistes, obras de teatro o dibujos animados, y en todos la imprudente niña se salva de su ¿perseguidor? por un golpe de suerte.

Tal vez por eso el intento de transmitir a las nuevas generaciones la moraleja del cuento —que no es otra que la de evitar riesgos innecesarios desconfiando de las apariencias—, se ve tristemente opacada por el inoportuno cazador, aparecido “de la nada” para deshacer un enredo que cualquiera con dos dedos de frente sabe irreversible.

En la vida real, un nuevo virus-lobo, simulador y voraz, engatusa a sus víctimas a través del placer y esconde su fea nariz tras el ropaje de seres cercanos o deseables, supuestamente tan inocentes como una abuelita... ¿Y quién salva entonces a los desprevenidos frente al VIH/SIDA?

http://www.walterlippmann.com/docs486.html

------------------------------------------------------------------------------------------------

A ver... El síndrome este, es algo que todos padecemos.
Hombres y mujeres.

La mujer está desde pequeña, educada a ser vírgen el mayor tiempo posible, pura, inalcanzable, intocable... y sin embargo, la moda adolescente no acompaña estos valores, y les enseña a mostrarse, a exhibirse, escotes, faldas cortas, medias de red, tacos altos...

Estas dos cosas no son compatibles, y "caperucita" sabe, y muuuy bien, que tiene dos caminos... y que en el camino corto está el "lobo". Y toma el camino corto. Y le muestra al lobo su calza apretada, y su corpiño de encaje. Pero ojo. Ella no va a hacer nada. Solo mostrarse.

Por su lado el lobo, está educado a atacar a todas las presas, y cuanto más sean, mejor. A ir directo al grano. Al sexo.

En fin, esto causa problemas... ¿no?

http://lolatusexologa.blogspot.com/2010/03/el-sindrome-de-caperucta-roja.html

http://www.psicologosperu.com/

martes, 8 de noviembre de 2011

EL SINDROME DE LA BELLA Y LA BESTIA

O SINDROME DE ESTOCOLMO

La Bella y la Bestia es la primera película animada en ser nominada al Oscar a la mejor película, basada en el relato de Jeanne-Marie Leprince de Beaumont, cuenta la historia de como Bella decide tomar el lugar de su padre como prisionera en el castillo de la Bestia. Como todo buen monstruo, Bella se ve sometida casi constantemente a la personalidad bipolar de su captor, gradualmente ella logra romper ese duro exterior y poco a poco va descubriendo que Bestia es, en realidad, un sujeto decente que se preocupa por ella.

Su transición de bestia salvaje y abusiva a “buen chico” queda marcada cuando le regala a Bella una enorme y bella libreria:

Es simplemente un bello momento que deja a cualquier regalo que alguna chica haya recibido a la altura de un betún.

¿Cuál es el problema? se preguntarán, bueno, ¿saben en cuál otro lugar pueden leer todo lo que quieran? En Prisión, que es específicamente donde Bella está, recuerden que ella esta siendo retenida en contra de su voluntad. Bella accedió a tomar el lugar de su padre como prisionera de Bestia, incluso podemos ver como trata de escapar mientras Bestia la persigue, y sí, al final le salva la vida, pero eso no cambia el hecho de que siga siendo su captor y, claro, ahora me dirán que después de que colapsa Bella lo lleva de nuevo al castillo, cura sus heridas y promete a no abandonar nuevamente el castillo. El problema es que todo lo antes expuesto tienen total sentido si alguna vez has oído sobre el Síndrome de Estocolmo.

Los rehenes, a fin de no perder el control, terminan enamorándose de las personas que los mantienen cautivos. Hay cuatro etapas bien definidas del Síndrome de Estocolmo, y Bella pasa por cada una de ellas:

Etapa 1: Es el hecho de estar cautivo en sí. El rehén es mantenido por el miedo al dolor y/o muerte y aprende que la única manera de sobrevivir es ser obediente. Bella aprende esto de inmediato y va a su habitación sin luchar.

Etapa 2: Comprende el tratar de conocer a tu captor, para así evitar hacer cosas que puedan hacerlo enfadar lo que puede traer como consecuencia ser herido. Bella empieza a comprender los estados de animo de Bestia y aunque puede parecer que esta llegando a conocerlo como a un amigo, en realidad, no es más que su instinto de supervivencia diciéndole que debe andar con cuidado cerca de su monstruoso captor y así evitar ser hecha pedazos en uno de sus famosos ataques de ira.

Etapa 3: Es ver cualquier acto de bondad como una señal de que su captor es básicamente una buena persona, incluso si dicho acto de bondad es simplemente el no matarte. El acto de Bestia al regalarle la librería a Bella puede parecer maravilloso hasta que te das cuenta que la librería siempre estuvo allí, no es más que otra habitación del castillo, lo único que él tuvo que hacer fue abrir una puerta, así que en realidad no es tan diferente como si le hubiera “regalado” el baño, de todas formas para Bella es el mejor regalo que le han dado en toda su vida.

La etapa final, es cuando empiezas a ver a tu captor como un aliado y a las personas que intentan rescatarte como enemigos. Gastón (el sujeto que intenta rescatarla) es a todas cuentas un tonto, de eso no hay duda, pero él y su grupo sólo están intentando salvar a Bella de los crueles y monstruosos juegos mentales de su captor.

Fuente: http://www.zombirriondo.com/la-bella-la-bestia-y-el-sindrome-de-estocolmo/

------------------------------------------------------------------------------------------------

Se le llama Síndrome ”La bella y la bestia” a aquellas parejas donde ella sí es una real princesita de Disney y él un feo a mas no poder. Creo que es una forma mas superficial de ver las cosas. Yo, le atribuyo otra descripción.

Para mi el Síndrome no es mas que una mujer normal enamorada o “Encantada” (sin dejar de lado el fabuloso mundo romántico y mágico de Disney) de un hombre que por una u otra razón (que generalmente es una ‘Bruja’ que hizo de las suyas con él, y todo, porque no quiso hacer lo que a ella le apetecía.) se ha convertido realmente en una Bestia. Un hombre sin escrúpulos, tacto, delicadeza ni personalidad para enfrentar a una mujer.

Y peor, la mujer que generalmente cae frente a este tipo de personajes es terca, algo ruda y llevada a sus ideas, capaz de caer una y otra vez, de tropezar mil veces con la misma piedra pero aún así pensando que hay algo mas allá. Una mujer que es Bella por dentro, dejando de lado su físico, vive en las nubes y piensa en el buen corazón de la gente.

Es mejor seguir luchando con una bestia así?, o tratar de salvarse para otra guerra?.

Lamentablemente aún hay personas capaz de hacer daño sin pensar en las consecuencias o si lo hacen… hacen como si no hubieran. Pobres bestias que se enamoran de ellas.

¿Por qué estos hombres no son capaces de ver un poquito mas allá como lo hacen las bellas que los siguen?.

A veces me gustaría que un científico igual como el de La naranja Mecánica los tomara y abriera sus ojos con ganchos a ver si hace miran un poquito . Sé que es difícil pero no imposible.

Bestias: Si hay una mujer que está cerca de ustedes, aunque ustedes sean unos reales tontos y sepan que lo son, mírenla con otros ojos, una mujer capaz de creer que son tiernos cuando realmente no lo son no se ve todos los días, y menos los aguantarán hasta la eternidad, dense una oportunidad, puede ser la mujer de sus vidas.

Bellas: Si esas bestias no las toman en cuenta y ya sientan que son segundas, dejen de mirarlos, tal vez no es mejor seguir y ellos si son unas reales bestias y no un pobre tipo “encantado” por una bruja.

Fuente: http://suneiad.wordpress.com/2009/09/28/sindrome-la-bella-y-la-bestia/

------------------------------------------------------------------------------------------------

Es común ver a un chica linda, regia y (a veces) buena gente en compañía de un pata realmente feo o al menos poco agraciado. La típica pareja que te debería hacer pensar: ¿Y qué le vio esta a él? Pero normalmente no nos hacemos esa pregunta. En cambio, cuando la situación es al revés este cuestionamiento es infaltable y la situación es incisivamente analizada ¿Qué tan seguido vemos a una chica feita con un pata churrisimo y riquísimo? La verdad es que estos casos son muy raros, seguramente todos hemos visto alguno de estos, pero tal vez hasta nos podemos acordar de la cara de los involucrados por el shock y la rareza del caso. Este es el síndrome en acción. Siempre vemos bestias (que en estos casos esperamos en vano que se convierta en príncipes) acompañados de princesitas de disney, pero los que acompañan a las bestias femeninas son siempre sapos que no se convirtieron en príncipes. Y realmente no quiero que piensen que solo me interesa el físico, es al revés. Mi reclamo es por la falta de igualdad. Si ellos pueden estar con las lindas, las feitas con mucha personalidad también deberían poder estar con los príncipes azulados. Y es que al 90% de los hombres les importa solo el físico (por lo menos es lo primero que miran, lo que pesa más), se sobrevaloran y cuando saben que son lindos esta belleza les atrofia el cerebro. Por eso protesto contra este síndrome y pido igualdad. Hay dos opciones; o que la regla sea: cada uno con su igual, es decir que todos se metan con alguien de su misma calaña (aunque podría llegar a ser bastante aburrido y monótono), o que se haga un mix total de todos contra todos y que las hermanastras y brujas feas del mundo puedan tener relaciones amorosas con Brad Pitts, Georges Clooneys y diversos galanes Chollywoodenses.

Fuente: http://acaboelamor.blogspot.com/2008/06/el-sndrome-de-la-bella-y-la-bestia.html