martes, 15 de febrero de 2011

BIOQUIMICA DEL AMOR


¿Qué produce el amor en nuestros cuerpos?

Algunos señalan que al enamorarnos la química de nuestro cuerpo se altera, pero no existen suficientes estudios para afirmarlo. Sin embargo, resulta interesante ver la relación de las hormonas segregadas por nuestro organismo con nuestro comportamiento de enamorados.

Los químicos responsables de nuestros cambios son la dopamina y la norepinefrina neurotransmisores que alteran nuestro comportamiento cuando nos enamoramos.

Las zonas del amor en el cerebro

Dos neurocientíficos británicos, Bartels y Zeki, realizaron en el año 2000 una investigación para identificar las zonas cerebrales que se activaban al ver la imagen del ser amado. Tomaron resonancias magnéticas a 17 universitarios perdidamente enamorados.

Las zonas de la parte frontal de la corteza del cíngulo, alrededor del cuerpo calloso (el que retransmite señales de los nervios entre el hemisferio derecho e izquierdo del cerebro, tiene funciones autónomas, racionales cognoscitivas como la de anticipación y de la recompensa, toma de decisión, empatía y emoción) y el núcleo caudado (parte importante para el aprendizaje y la memoria)

La enfermedad del amor es un término no médico usado para describir los síntomas mentales y físicos asociados a enamorarse.

Históricamente, el lovesickness (la enfermedad del amor) se ha visto como una enfermedad mental por los cambios intensos que se asocian al amor.

Ibn Sena (médico musulmán del siglo X reconocido como padre temprano de la medicina moderna) vio la obsesión como el síntoma principal y la causa de la enfermedad del amor. Este diagnóstico estuvo fuera de “moda” desde el modelo de los humores (bilis negra, bilis amarilla, flema y sangre que daban como resultado las personalidades del melancólico, sanguíneo, flemático y colérico que tanto se hablaba en el pasado para distinguir los temperamentos humanos) luego se tomó el modelo de la psiquiatría que es el que se usa actualmente para “clasificar” la personalidad humana.

Para alguien que observa al “enfermo de amor” (el que se enamora demasiado intensamente) su comportamiento puede tener el diagnóstico de enfermedad mental por que cursa con sensaciones de ansiedad, síntomas de manía, desorden obsesivo compulsivo, inflada autoestima y depresión.

Un estudio profundo para la Sociedad Psicológica británica en una publicación oficial concluye que la enfermedad del amor se debe tomar más seriamente por los profesionales.

Según el autor del estudio, Tallis Franco, “mucha gente es referida porque no puede hacer frente a la intensidad del amor, se desestabilizan cayendo en él o sufren a causa del amor no recompensado.

Algunos síntomas compartidos con la enfermedad del amor incluyen:

Manía: humor anormalmente elevado, autoestima inflada, extravagancia.

Depresión: insomnio, pérdida de concentración.

Obsesión compulsiva: comprobando constantemente mensajes de texto, correos etc.

Síntomas físicos creados psicológicamente como malestar estomacal, cambios en el apetito, insomnio, vértigos, confusión.

Los niveles de serotonina de la gente enferma de amor, caían en rangos encontrados en la gente obsesivo compulsiva, actividad en las mismas estructuras neuroanatómicas que los obsesivos compulsivos como la corteza anterior del cíngulo y el núcleo caudado.

¿Enamoramiento cerebral?

Corteza prefrontal (forma parte del sistema de recompensas del cerebro, evalúa las respuestas a nuestras acciones) la amígdala (tiene que ver con las emociones y la socialización) Área ventral tegmental (secreta dopamina y norepinefrina)

¿El amor entra por la nariz?

Órgano vomeronasal se encuentra a los lados del tabique nasal y se dice que percibe las feromonas y envía señales al hipotálamo (controla temperatura, hambre, estados de ánimo, libera hormonas de muchas glándulas en especial de la hipófisis, libido, sueño, sed) las señales de las feromonas llegan a través de un sistema más primitivo que el sistema olfativo principal.

A primera vista

Uno suele sentirse atraído cuando ve a una persona que responde a los estándares físicos que considera idóneos. Aquí influye mucho el factor cultural.

El olor del amor
Se habla que las feromonas son sustancias secretadas por las axilas, cerca de los labios, pezones, ingles entre otros lugares. Cuando encontramos a la persona adecuada es porque sus feromonas nos parecen agradables y nos son compatibles.

Mariposas en el estómago
El tracto digestivo está rodeado por millones de células nerviosas que se encargan de enviar información al cerebro. Es por eso que al ponernos nerviosos por algún motivo, es probable que lo sintamos en el estómago.

Se me sale el corazón

Los niveles de adrenalina aumentan al estar cerca de la persona que despierta nuestro interés, con lo cual el bombeo de la sangre al corazón es mayor y se generan fuertes palpitaciones que causan la sensación que el corazón salta del pecho.

La adrenalina es secretada por los órganos suprarrenales que se ubican por encima de cada riñón. El efecto es rápido y corto.

La testosterona en los varones se genera en los testículos mientras que en las mujeres surge en los ovarios y las glándulas suprarrenales.

Etapas de una relación de pareja (en promedio aproximado de duración)
DeseoFase inicial 0
Demandada por el sexo, dirigida principalmente por la hormona testosterona.

Amor Romántico4 años
En esta etapa aumentan los niveles de dopamina feniletilamina y norepinefrina, además de tener mayor presencia de testosterona. Se estima, que luego de este periodo, la generación de estas sustancias disminuye, por lo tanto la fase de enamoramiento decae.

Unión a Largo Plazo
5 años en adelante
En las relaciones que duran varios años, la presencia de otras hormonas generadas por la vida sexual y la llegada de un bebé fortalecen los lazos en la pareja, aunque no con las mismas características del inicio de la relación.

OxitocínaLiberada en mujeres durante el nacimiento y lactancia de su bebé. Crea lazos con él. Se libera también al estrecharse en brazos o al acunarse.

Vasopresina
Hormona que hace facilitar lazos afectivos duraderos.
El aumento de la oxitocína y la vasopresina reduce la producción de testosterona.

Cuando la pareja está el resto desaparece. La dopamina y la norepinefrina son dos estimulantes neurológicos que ayudan a que fijemos nuestra atención en un punto.

No voy a perderte por nada. El aumento de dopamina y norepinefrina hacen que los niveles de la serotonina bajen, lo cual genera una actitud obsesiva hacia el nuevo estímulo.

Síndrome de Romeo y Julieta. Cuando la relación presenta algún obstáculo, los niveles de dopamina aumentan considerablemente, pues el cerebro reconoce que el objetivo aún no se ha podido cumplir. Esta situación hace más fuerte el lazo amoroso.

No puedo vivir sin ti. Toda adicción desarrollada por el hombre está asociada a altos niveles de dopamina, lo cual genera ansiedad, obsesión, dependencia física y emocional, incluso distorsión de la realidad.

Del amor al odio. Si alguien está esperando la llamada de su pareja y esta demora en llegar el sistema de recompensas del cerebro hace que se emita más dopamina en un intento por lograr el objetivo. Si la llamada aún no llega, se dejará de producir dopamina y la amígdala generará la sensación de ira.

Glosario

Testosterona: hormona del desarrollo masculino y el deseo sexual.
Feniletilamina: Forma natural de la anfetamina producida por el cuerpo humano.
Dopamina: Neurotransmisor, impulsa a reconocer y perseguir el placer.
Noradrenalina: Hormona que aumenta el estado de vigilia e interviene en los impulsos de ira y placer sexual.
Oxitocína: hormona facilitadora del parto y la lactancia.
Vasopresina: Hormona que interviene principalmente en la regulación de líquidos.
Serotonina: Neurotransmisor que inhibe el enfado y la agresión.

(Tomado del diario El Comercio, Lima, domingo 13 de febrero del 2011, y de WordLingo Translation localization Globalization: Enfermedad del amor en la web)
http://www.psicologosperu.com/