viernes, 15 de enero de 2010

COMO RECUPERARSE DE DESASTRES Y TRAUMAS

Consejos para la recuperación de desastres y otros eventos traumáticos

Los desastres son a menudo inesperados, repentinos y abrumadores. En algunos casos, no hay signos visibles de lesión física, pero no obstante es un aspecto emocional grave. Es común que las personas que han experimentado situaciones traumáticas tengan reacciones emocionales muy fuertes. Comprender las respuestas normales a estos eventos anormales puede ayudarle enfrentar con eficacia sus sentimientos, pensamientos y conductas, y le ayudará en el camino hacia la recuperación.

¿Qué pasa con la gente después de un desastre o algún otro evento traumático?

Shock y negación son respuestas típicas a los eventos traumáticos y los desastres, sobre todo poco después del evento. Tanto el shock como la negación son reacciones de protección normales.
El shock es una repentina y, a menudo intensa alteración del estado emocional que puede hacer que te sientas aturdido o mareado. La negación implica el no reconocer que algo muy estresante ha ocurrido o no experimentar plenamente la intensidad del evento. Temporalmente puede sentirse adormecido o desconectado de la vida.

Cuando disminuye el impacto inicial, las reacciones varían de una persona a otra. Las siguientes, sin embargo, son respuestas normales ante un acontecimiento traumático:

• Los sentimientos se vuelven intensos y a veces impredecibles. Usted puede llegar a ser más irritable de lo normal, y su estado de ánimo puede cambiar bruscamente. Usted puede estar especialmente ansioso o nervioso, o incluso llegar a deprimirse.

• Los pensamientos y patrones de conducta se ven afectados por el trauma. Puede ser que tengas repetidos y vívidos recuerdos del evento. Estos recuerdos pueden ocurrir sin una razón aparente y puede dar lugar a reacciones físicas como palpitaciones o sudoración. Usted puede encontrar dificultades para concentrarse o tomar decisiones, o confundirse con mayor facilidad. Los patrones de sueño y alimentación también pueden interrumpirse.

• Las reacciones emocionales recurrentes son comunes. Los aniversarios del evento, como en un mes o un año, pueden desencadenar los recuerdos perturbadores de la experiencia traumática. Estos "factores desencadenantes" pueden ir acompañados de los temores de que el evento traumático se repita.

• Las relaciones interpersonales a menudo se vuelven tensas. El aumento del conflicto, tales como las discusiones más frecuentes con los miembros de la familia y compañeros de trabajo, es común. Por otra parte, puede retirarse, aislarse y evitar sus actividades habituales.

• Los síntomas físicos pueden acompañar al estrés extremo. Por ejemplo, dolores de cabeza, náuseas y dolor en el pecho y puede requerir atención médica. Las condiciones médicas pre-existentes pueden empeorar debido al estrés.

¿Cómo responde la gente de manera diferente en el tiempo?

Es importante que sepa que no hay un patrón "estándar" de reacción a la tensión extrema de experiencias traumáticas. Algunas personas responden inmediatamente, mientras que otras tienen reacciones retardadas - a veces meses o incluso años después. Algunos tienen efectos negativos por un largo período de tiempo, mientras que otros se recuperan con bastante rapidez.
Y las reacciones pueden cambiar con el tiempo. Algunos de los que han sufrido un trauma están energizados inicialmente por el evento, para ayudarse con el reto de hacerle frente, solo para después sentirse desanimado o deprimido.

Una serie de factores tienden a afectar la duración del tiempo necesario para la recuperación, incluyendo:

• El grado de intensidad y pérdida. Los eventos que duran más tiempo y suponen una gran amenaza, y cuando se trate de la pérdida de la vida o pérdida sustancial de la propiedad, a menudo tardan más tiempo para resolver.

• La capacidad general de una persona para hacer frente a situaciones emocionalmente desafiantes. A las personas que han manejado otras circunstancias estresantes difíciles les puede resultar más fácil lidiar con el trauma.

• Otros eventos estresantes anteriores a la experiencia traumática. Los individuos que se enfrentan con otras situaciones emocionalmente desafiantes, como los problemas graves de salud o dificultades relacionadas con la familia, pueden tener reacciones más intensas con respecto al nuevo evento traumático y necesitar más tiempo para recuperarse.

¿Cómo puedo ayudarme a mí mismo y a mi familia?

Hay una serie de pasos que puede tomar para ayudar a restaurar el bienestar emocional y el sentido de control después de un desastre o una experiencia traumática, incluyendo los siguientes:

• Dese tiempo para sanar. Anticipar que este será un momento difícil en su vida. Permítase llorar las pérdidas que ha experimentado. Trate de ser paciente con los cambios en su estado emocional.

• Pida apoyo a las personas que se preocupan por usted y que escuchan y empatizan con su situación. Pero tenga en cuenta que su sistema de apoyo típico puede verse debilitado si los que están cerca a usted también han experimentado o presenciado el trauma.

• Comunicar su experiencia en cualquiera forma que le haga sentirse cómodo - por ejemplo, hablar con la familia o amigos cercanos, o llevar un diario.

• Infórmese sobre los grupos de apoyo locales, que a menudo están disponibles, para aquellos que han sufrido desastres naturales, o para las mujeres que son víctimas de violación. Éstos pueden ser especialmente útiles para las personas con escasos sistemas de apoyo personal.

• Trate de encontrar grupos liderados por profesionales debidamente capacitados y experimentados. Las charlas en grupo puede ayudar a la gente a darse cuenta de que otras personas en las mismas circunstancias a menudo tienen reacciones y emociones similares.

• Participar en conductas saludables para mejorar su capacidad para lidiar con el estrés excesivo. Coma alimentos bien balanceados y descanse lo suficiente. Si experimenta dificultades continuas con el sueño, usted puede ser capaz de encontrar algo de alivio a través de técnicas de relajación. Evite el alcohol y las drogas.

• Establecer o restablecer las rutinas como comer a horas regulares y seguir un programa de ejercicio. Tómese su tiempo libre de las exigencias de la vida diaria y dedíquese a sus aficiones u otras actividades agradables.

• Evitar en lo posible las decisiones importantes de la vida, tales como cambiar de carrera o puestos de trabajo, porque estas actividades tienden a ser muy estresantes.

¿Cuándo debo buscar ayuda profesional?

Algunas personas son capaces de hacer frente con eficacia a las demandas emocionales y físicas provocadas por acontecimientos traumáticos, usando sus propios sistemas de apoyo. No es inusual, sin embargo, encontrar que persisten serios problemas y continúan interfiriendo con la vida diaria. Por ejemplo, algunos pueden sentir el nerviosismo abrumador o una tristeza persistente que afecta adversamente el desempeño laboral y las relaciones interpersonales.

Las personas con reacciones prolongadas que perturban su funcionamiento diario deberán consultar con un profesional capacitado y con experiencia profesional de salud mental. Los psicólogos y otros proveedores de salud mental ayudan a educar a la gente acerca de las respuestas normales al estrés extremo. Estos profesionales trabajan con individuos afectados por traumas para ayudarles a encontrar formas constructivas de lidiar con el impacto emocional.

En el caso de los niños, las explosiones emocionales continuas y agresivas, graves problemas en la escuela, la preocupación por el evento traumático, los alejamientos continuos y extremos, y otros signos de ansiedad intensa o dificultades emocionales, apuntan a la necesidad de ayuda profesional. Un profesional de la salud mental puede ayudar a estos niños y sus padres a entender y lidiar con los pensamientos, sentimientos y comportamientos derivados de un trauma.